Cáscaras de plátano que no resbalan

Desde los orígenes del ser humano nos hemos resbalado con infinitos objetos: altramuces, canicas, arroz, suelas diabólicamente deslizantes, llegar a fin de mes y aceite. Pero sin atisbo de confusión, la soberana es la banana (y mira cómo rima, a la primera) y es homenajeada al menos alguna vez en las clásicas películas de comedia y humor. Pero, ¿realmente alguien se ha caído por culpa de una cáscara de plátano? ¿Es posible?

Por esa especie de grasa vegetal que tienen en su interior, pseudogelatinosa, creemos que no sólo es posible sino que también probable que las caídas serán lo más dolorosas que imaginar mente pueda, de espalda o de pompis enquistados contra el malévolo suelo de la Reina Gravedad. Después del “fros” tan característico que se oye al pisar la envoltura mágica del plátano, caerse y gritar es todo uno. A la vez. El universo cae sobre la víctima a no ser que se esté duchando, sagrado ritual, y use una alfombrilla-pegatina con forma de la fruta tropical para evitar incómodos resbalones, como el fantástico invento que nos proporciona una empresa filantrópica que evita las caídas en la bañera y otros utensilios:

Dejar una contestacion