El asombroso interior de nuestras células

Hay más cosas en el cielo y en la tierra, Horacio, de las que sueña tu filosofía.

Hamlet de Shakespeare.
No nos damos cuenta pero tenemos todo un microcosmos en nuestro interior. El ser humano está conformado como una gigantesca colonia de miles de millones de células especializadas, como los glóbulos rojos de la sangre, las neuronas cerebrales o las bacterias benignas que habitan en nuestro intestino grueso y que ayudan en la digestión. Pero la cuestión no se frena ahí. Dentro de dichos organismos microscópicos existe un mundo nuevo que se nos antoja casi irreal y mágico, pero que está muy presente y repetido innumerables veces en todos los orgánulos de nuestro cuerpo. Con asombro y un escalofrío por la espalda nos topamos ante este diverso pluriverso acuático, de citoplasma, que nos rememora nuestros orígenes y de qué estamos hechos. En el vídeo que ofrecemos a continuación, de la serie Biovisions de la universidad de Harvard, contemplaremos las entrañas de un leucocito o glóbulo blanco de la sangre mientras pasa entre dos células de un vaso sanguíneo a otro lugar, quizá buscando elementos nocivos para localizarlos y destruirlos. Se aprecia entre otras cosas un motor proteínico paseando por microtúbulos, vacuolas y ensamblaje de distintas moléculas.

Dejar una contestacion