Héroes testosteronados

“De lo sublime a lo ridículo no hay más que un paso”.
Napoleón.

“Hay 1424 cosas en una habitación promedio con las que Chuck Norris podría matarte. Incluyendo la habitación en sí. “
Frikipedia.

La épica vuelve a estar de moda en todo su jackiechanero esplendor, pero se trata de una épica aséptica, ya no hay dificultades: todo se arregla con una patada voladora giratoria, como númenes divinos que bajan a la Tierra, se llamen Power Rangers o el Hombre araña italiano. Chuck Norris, referente principal de esta corriente y candidato a gobernador de Texas (seguidor de la estela del actor del robot biónico en California), se ha convertido estos últimos años en una leyenda de la faraónica red de tubos que es Internet, un meme que impregna las conversaciones más friquis a diestro y siniestro y se ha ganado el derecho de ser el sistema métrico de la asombrosidad misma. Lo wonderfuloso, que dicen otros. Ahora para comentar que cualquier cosa es invencible, se dice “Chuck la inventó“.

Pero es que estas hazañas imparables, estos héroes que jamás tienen un rasguño no son novedad. Ya Homero en su Ilíada recitaba que Aquiles era una máquina de matar hombres. Vamos, se dedicaba a ello con regocijo y satisfacción, tiñendo de sangre el río Escamandro. Y no tuvo suficiente con eso, ya que se enfrentó al mismísimo dios fluvial, incluso. Odiseo era más mundanal y tenía sus problemillas, ya que estuvo un buen tiempo vagando de isla en isla hasta llegar a su Ítaca. Y así llegamos a otros personajes como el nórdico Beowulf, casi un semidios que atacaba desnudo a los dragones; el Cid, aguerrido mercenario español que intentaba recobrar su honor a toda costa, con versos como “miró aquello con los propios ojos de su cara”. La rama evolutiva de los héroes incuestionables se abría a más raíces y frutos y vimos al Capitán América, una figura nada política (ironía), y el paradigma Marvel del todopoderoso Supermán, avatar celeste prácticamente, venido desde Kriptón (“las estrellas”) a salvarnos y hacer cumplir la Ley y el Bien. Y las palabras bonitas.

Hoy ofrecemos una selección de vídeos de héroes testosteronados y antihéroes del mismo tipo. Primero, el Spiderman italiano, de los 60-70. Aquí se intenta parodiar al homólogo de Estados Unidos y creemos que se consigue:

En cambio, colgamos por otro lado la película Los Exterminators, donde hace gala el héroe argentino:

Y el encuentro de dos grandes: Terminator y Jesucristo:

El supermán turco. Grandioso, después de la Guerra de las Galaxias turca:

Y acabamos con un héroe patrio. Bocasecamán:


Dejar una contestacion