La rueda de Falkirk: Uniendo canales

Entre los años 1.777 y 1.822 se construyeron en Escocia los canales de Forth y Clyde con el fin de conectar por agua las dos principales ciudades del país: Glasgow y Edimburgo.

Cuando los trabajos casi habían finalizado los ingenieros se encontraron con la desagradable sorpresa de que los canales tenían un desnivel entre ellos de 24 metros lo que imposibilitaba la construcción de un sistema de esclusas convencional.

La solución que eligieron en 2002 fue la Rueda de Falkirk, un descomunal proyecto que consiste en un elevador rotatorio de esclusas para conectar los dos canales. En este video se muestra y explica el funcionamiento de esta genial obra de ingeniería.

Dejar una contestacion