¿Qué es la belleza?

Está claro que las institucionalizadas productoras de “lo bello” que segregan los concursos autoproclamados “de Belleza” (¿según qué criterio?) no destacan precisamente por su raciocinio aunque suene a estereotipo. Este concepto en flor, sembrado en las fértiles campiñas académicas desde la Antigua Grecia (tenemos ejemplos prácticos en el Partenón) si bien tuvo una primera fase objetiva derivó al subjetivismo individualista en el Romanticismo y ya ha sido un no parar. que desembocó en el arte abstracto y el action painting. Los antropólogos, cuidándose de no caer en historicismos de fácil consumo filosófico ya criticados por Popper, están más o menos de acuerdo en que existe (o debe existir) una armonía física según proporciones en el cuerpo o en la cara de las personas que harían que amantes de las matemáticas como el buen Pitágoras babeasen al comprobar que, en efecto, las cifras y los números parecen gobernar el mundo. Según un experimento encargado por una empresa de cirujía plástica, el 98% de la población del planeta sabe qué aspecto tiene “una cara bonita”, siendo al parecer un fenómeno universal. Pero, sin embargo, la belleza trasciende también esos límites y crea un dulce mosaico en las Ideas, la creatividad y el arte.

Este pack de proporciones según el número áureo comprende también las espirales que vemos en las caracolas de la playa, los pentágonos que formaría una línea imaginaría en cada vértice de los pétalos de una flor o la simetría perfecta de un virus (sí, un virus. Se dice que cristalizan porque, a diferencia a las células, de formas irregulares y orgánulos disparejos, los virus tienden a la simetría de sus partes), un copo de nieve y, a veces, en los mismos huracanes o las galaxias. Y es que, con un cosmos a escuadra y compás repleto de números con simbología, profundamente bello, sólo podemos decir, con Sagan: “Somos el medio que tiene el Universo para conocerse a sí mismo”. ¿Y qué opinas tú de la belleza?

Dejar una contestacion