La máquina más compleja e inútil del mundo

Hacer cosas complejas e inútiles es todo un arte y muchas personas se dedican a hacerlo. Realizan desde simples robots capaces de prender una vela hasta complejas máquinas para servir un vaso de agua.

Pero en este caso, nos enfocaremos en la obra de Franz Gsellmann, que luego de trabajar intensamente en un proyecto durante 23 años, consiguió elaborar lo que se conoce con el nombre de La máquina del mundo.

Hasta el día de la fecha, nadie sabe exactamente que es lo que es capaz de hacer este artefacto, por lo cual se han buscado explicaciones simbólicas o metafóricas en su estructura. De esta forma, hay quienes piensan que solo es una simple forma de demostrar la complejidad del funcionamiento de la naturaleza, así como también existen personas que plantean que la máquina expresa el funcionamiento del alma humana.

Personalmente, considero que es bastante complejo resolver esta incógnita, aunque supongo que el artista habrá querido demostrar lo difícil que son todos los procesos en este mundo, así como también expresar que para que todo un sistema funcione, es necesario que todas y cada una de sus partes estén en el lugar justo y haciendo lo indicado.

Dejar una contestacion