Un ratón en la lata de bebida

Sí bien las empresas que producen alimentos tienen que pasar por una serie de pruebas que les darán el correspondiente permiso, en ocasiones sucede que dichas pruebas no son suficientes, ya que dejan pasar por alto algunos errores o fallos en el proceso productivo.

Sí esto no fuera así, creo yo que no sucederían cosas como lo que le pasó a Vitaliy Sulzhik. Este joven de 19 años, compró un día una lata de Monster Energy, una bebida energizante, de modo que al terminar de beberla sintió que la lata seguía algo pesada.

Tras notar esto, decidió seguir intentando tomar lo que quedaba de contenido, viendo que por el orificio de la lata se asomó algo parecido a la cola de un ratón. Frustrado y enojado, decidió llevar la lata sin romperla ni nada hacia un centro de estudios forenses, donde determinaron a través de radiografías que dentro del recipiente había un ratón. Abrieron la lata y era cierto.

Luego de examinar al animal, notaron que no habría muerto por ninguna trampa para ratones, ni tampoco estaba envenenado. Además, se estima que el ratón no luchó por salir de la lata, ya que tampoco presentaba lesiones físicas.

Lógicamente, el caso ya está en la justicia y la demanda de seguro le embolsará a Monster Energy unos cuantos dólares, aunque eso sí, de ahora en más no quiere ni ver latas.

Fuente: Tecnoculto

Un comentario

Dejar una contestacion