¿En realidad van las mujeres y niños primero en situaciones de peligro?

mujeres y niños primero

mujeres y niños primero

La historia o al menos en la escuela siempre hemos escuchado historias en los que se determina contundentemente que las mujeres y niños son primero en situaciones de peligro, pero ¿En realidad es cierto? Ocurre que tenemos esta creencia muy arraigada debido al trágico naufragio del Titanic en el que los sobrevivientes en su mayoría eran mujeres que superaban hasta tres veces el número de hombres. Es como una Ley el hecho de que las mujeres y niños deben ser puestos a salvo antes que los hombres sobre todo en el mar sin embargo hace poco unos investigadores de la Universidad de Uppsala en Suecia realizaron un estudio llegando a la conclusión publicada por la revista PNAS de que esto no se cumple tan rígidamente como todos podríamos pensar.

Los estudios realizados por dichos investigadores indicaron que en situaciones de riesgo más que cumplirse la regla de “Mujeres y niños primero” se impone debido al pánico la Ley de “Sálvense quien pueda“, Mikael Elinder y Oscar Erixson quienes forman parte del equipo de investigadores señalaron que “Las reglas son diferentes para hombres y para mujeres” “Por lo general se supone que los hombres deben ayudar a las mujeres y ellas esperar esa ayuda” sin embargo al mismo tiempo afirman que “Los seres racionales se inclinan a comparar el beneficio y el riesgo que supone prestar ayuda a otra persona entonces si ofrecer ayuda supone tener que arriesgar la vida lo más lógico es que cualquiera prefiera salvarse a sí mismo en lugar que a alguien más”.

Para el estudio los investigadores se enfocaron en tragedias en el océano teniendo como base desastres ocurridos durante 1852 hasta el 2011 que suman 16 naufragios, el total de personas involucradas en dichos desastres fueron 15 mil de más de 30 nacionalidades distintas, tras realizar la investigación concluyeron que al contrario de lo que se piensa son los niños quienes tienen las menores probabilidades de sobrevivir, las mujeres tienen una ventaja mucho menor que los hombres para salvarse y las posibilidades de salvarse son similares a la de los hombres mientras que los miembros de la tripulación tienen mayor oportunidad de sobrevivir a un naufragio.

A pesar de los resultados obtenidos los científicos Elinder y Erixon afirman que es el capitán del barco quien tiene la última palabra al momento de cumplir la regla de “Las mujeres y niños primero” y esto es debido a la jerarquía y liderazgo que el capitán refleja jugando un rol determinante durante una situación de peligro. No importa cuánto dure el viaje ni la cantidad de mujeres y niños se encuentren en el barco, al final el índice de supervivencia de las mujeres siempre ha sido el mismo.

También descubrieron que esta tendencia al “Sálvese quien pueda” comenzó a hacerse mayor tras la segunda guerra mundial. Acerca de la tragedia del Titanic los investigadores indicaron que el comportamiento de los pasajeros y la tripulación sí hicieron respetar la regla de mujeres y niños primero siendo la excepción a otras tragedias en altamar las conclusiones que llegaron finalmente.