Médico receta candados para la boca a paciente para que baje de peso

adriana dos santos

adriana dos santos

Los médicos no son perfectos y tampoco hacen milagros pero con sus conocimientos y experiencia pueden ayudarnos obviamente a prevenir o curar enfermedades, pero como dije no son perfectos y lamentablemente hay y seguro habrán casos de negligencia que pueden costar la vida de pacientes pero cuando el profesional de la salud receta cosas totalmente locas a sus pacientes es momento de actuar, sin más preámbulos demos un vistazo a lo que le ocurrió a una mujer en Brasil hace poco.

Una mujer llamada Adriana Santos de 33 años se sintió humillada y burlada por un médico que le dio una receta algo fuera de lugar, realmente disparatada, tras atenderse con el médico este sin dudar le receta candados para la boca a la paciente para que pueda bajar de peso. La mujer al ver la hoja con las indicaciones le preguntó al médico ¿Dónde conseguiría todo eso? Y este le respondió que en una ferretería, para que se entienda mejor, en la receta el tipo escribió “cadialina” lo que vendría a significar “candalodina” y por supuesto la mujer quedó sorprendida y lo peor vino luego cuando las indicaciones eran que debían ser seis candados, la mujer debía colocarse quién sabe cómo un candado en la boca, el otro en el congelador, uno en el armario, otro más en el congelador y finalmente otro para la caja de seguridad de la casa de la mujer.

No hace falta explicar que esto es una burla o el tipo estaba bajo los efectos del alcohol o simplemente pensó que la mujer le haría caso y nada iba a pasar pero Adriana Santos acudió a las oficinas del diario “Folha de Sao Paulo” para explicar su extraño caso, por supuesto llevó la receta con las indicaciones que había explicado el médico sobre dónde colocar los candados y el incidente fue publicado por el diario. Rápidamente el Consejo Regional de Medicina de Bahia recibió la denuncia y puso manos a la obra.

El médico fue suspendido y el curioso caso se viene investigando, el hombre venía ejerciendo dentro de una campaña para una fundación encargada de prestar atención médica a localidades de bajos recursos económicos en la ciudad de Salvador, el médico que recetó candados a su paciente supuestamente para que baje de peso no puede ejercer la medicina hasta que la investigación determine cómo se procederá y por su puesto el médico se defendió explicando o tratando de hacerlo diciendo en un canal de televisión que la receta la escribió con palabras en sentido figurado y se disculpó públicamente con la mujer por haberlo interpretado mal.