¿Por qué las mujeres (y hombres) usan aretes?

por qué mujeres usan aretes

por qué mujeres usan aretes

Esto es algo tan común que probablemente no hayamos reparado en la pregunta de ¿Por qué las mujeres (y Hombres) usan aretes? O conocidos también como pendientes, accesorios que para muchas mujeres es indispensable para ir a una fiesta reunión y si son fabricados con piedras preciosas pues mucho mejor pero ¿Qué los hace tan atractivos? Lo normal como sabemos es llevarlos en el pabellón de la oreja aunque con las nuevas modas ya desde hace décadas atrás se colocan en lugares impensables del cuerpo por hombres y mujeres y en ese caso ya estaríamos hablando de “Piercings“.

Todo apunta a descubrimientos realizados en Irak cuando se reportaron los primeros vestigios de aretes correspondientes a la edad de bronce, a diferencia de hoy que los aretes son usados como accesorios para resaltar la belleza del rostro de cualquier mujer o en el caso de los hombres dependiendo de dónde se encuentren pueden representar muchas cosas o simplemente hace resaltar el rostro, antes los aretes eran usados como amuletos esperando alejar energía negativa, malos espíritus o también enfermedades.

Y se creía que además de ahuyentar todo lo malo el usar aretes traía cosas buenas, prosperidad, salud y todo lo positivo a la persona que los llevaba puestos, con el pasar del tiempo el uso de los aretes en las mujeres volvió a cobrar impulso durante el siglo XX y se volvió en algo muy común para toda mujer llevar aretes de todo tipo en el lóbulo de las orejas pero luego se convirtió en una moda el llevar aretes en otras partes del cuerpo como el ombligo y la nariz.

Aunque hoy en día no se use precisamente para alejar espíritus malignos el uso de aretes y la moda del piercing se ha extendido tanto que es normal ver aun hombre llevar un pendiente en la ceja, la nariz o la oreja, otros más osados llevan esto a otros puntos del cuerpo. Por supuesto que es una tarea titánica determinar quién usó o hizo el primer arete en la historia de la humanidad pero al menos tenemos una idea de dónde y cuándo tuvo sus orígenes el uso de este pendiente tan normal hoy en nuestra sociedad actual.