Boxeador busca a usuario de Twitter a su casa por comentario

boxeador busca usuario twitter a su casa

boxeador busca usuario twitter a su casa

El boxeador de origen inglés Curtis Woodhouse tomó muy a pecho el comentario de un usuario en Twitter al punto que fue a buscarlo a su casa y no precisamente para darle un abrazo, Curtis empezó su carrera como futbolista pero tras unos años decidió dedicarse de lleno a la práctica del boxeo profesional. De 32 años el hombre recibió un comentario nada agradable por parte de un usuario.

Dicho comentario fue publicado por el usuario en cuestión poco después de que Curtis Woodhouse perdiera un encuentro que le daría el título de peso Welter. Dicho usuario que se tenía como seudónimo en Twitter @jimmyob88 publicó un comentario en Twitter criticando de manera muy despectiva a Curtis diciéndole que era “Una total vergüenza”, dicho Tweet fue visto por el boxeador y no se quedó de brazos cruzados. Rápidamente ofreció 1000 libras a través de Twitter a cualquiera que le diera la dirección exacta del usuario.

Si pensamos que insultar bajo la aparente seguridad que nos da el estar detrás de la pantalla de una computadora es algo fijo pues no necesariamente siempre es así, el boxeador tras obtener información de la residencia del usuario comenzó su viaje manteniendo al tanto de lo que ocurría a sus seguidores de Twitter con mensajes como: “En camino a Sheffield para una pequeña conversación con un buen amigo, estén al tanto”. Una vez que Curtis llegó a la localidad se vio con un pequeño problema y era que le faltaba saber la numeración exacta de la casa de su crítico virtual. En el lugar el boxeador publicó “Bien Jimbo, ya me encuentro aquí” y continuó “Necesito que alguien me diga el número de su casa o tocaré puerta tras puerta”

El usuario Jimmybob88 al ver que en efecto el boxeador cumplió con su palabra tal cual lo había dicho en Twitter comenzó a temer por su integridad física obviamente y decidió parar todo y pedir disculpas a Curtis publicando el Tweet “Lo lamento, se me escapó de las manos y cometí un error, lo admito” Pero Curtis no tenía intenciones de regresar sin lograr su cometido así que comenzó a tocar las puertas de todas las casas de la localidad pero su búsqueda fue infructuosa, solo le quedó publicar el siguiente mensaje antes de regresar a su casa: “Me acabo de dar cuenta de que es posible bloquear personas. Pude haberlo sabido antes… así hubiera podido ahorrar 20 libras de combustible”