En ciudad ártica de Noruega está prohibido morir

prohibido-morir-noruega

prohibido-morir-noruega

Para quienes viajen a Noruega siendo más específicos al pueblo ártico de Longyearbyen tras leer esta nota deben tener un cuidado extra con respecto a su salud e integridad física pues en dicha ciudad ártica de Noruega está prohibido morir. Así como lo leen, perder la vida en dicho lugar no es una opción aunque esté fuera de las manos de cualquiera, hace meses atrás una noticia parecida ya nos había dejado algo perplejos aunque se trataba de una ley en Brasil que se llegó a proponer hace tiempo atrás pero nunca se formalizó sin embargo en este caso la cosa es diferente.

Así que quienes tengan pensado visitar dicho lugar de Noruega deben estar completamente saludables y si se sienten un poco mal mejor buscar otro lugar en Noruega para pasar las vacaciones pues como bien dice el título está prohibido, pero esto digamos que tiene una razón de ser. Dicha ciudad ártica de Noruega se ubica cerca del archipiélago Svalbard y el clima frío es extremo a tal punto de que si una persona muere el cadáver debido a la baja temperatura no pasará por ningún proceso de descomposición y por el contrario se convertirá en una pesada estatua de hielo por decirlo de alguna manera.

Las autoridades de Longyearbyen han notado este problema y ya que no se ha encontrado solución hasta el momento ha sido prohibido morir en dicho lugar, de hecho el tema se ha puesto más serio en los últimos tiempos cuando personas que residen en dicha ciudad han tenido que ser transportadas en avión a otros lugares cuando se han visto agonizando debido a enfermedades o accidentes. Existe un cementerio en el pueblo de Noruega pero está repleto y ya no hay espacio para ninguna persona fallecida más.

Hace 70 años que dicho cementerio ha cerrado sus puertas a los muertos y solo permite el ingreso a personas vivas para visitar a sus seres queridos, aunque suene irónico. No hace mucho científicos estudiaron uno de los cadáveres que se encontraba en la ciudad ártica de Noruega, determinaron que las causas de su muerte podría deberse a la influenza pues encontraron rastros del virus en sus tejidos, esto coincide con la epidemia de influenza que azotó el pueblo hace varias décadas en 1917 sin embargo como podemos imaginar el cadáver se encontraba totalmente conservado debido al frío.