“Makr Shakr” El primer bar atendido por robots

makr shakr bar robots preparan cocteles

makr shakr bar robots preparan cocteles

En algunas películas futuristas y de ciencia ficción hemos visto esto, personalmente recuerdo una escena muy divertida de la película “El Quinto Elemento” donde un bar era atendido por un robot. Esto ya ha dejado de ser ficción y estamos hablando de una realidad, así es que “Makr Shakr” es el primer bar atendido por robots que dependiendo de qué tan efectivos sean podrían en unas décadas reemplazar a los bartenders de todo el mundo, personalmente creo que no sería así, podrían servir de ayuda pero nunca podrían tener el criterio, capacidad, destreza y habilidades que un ser humano podría desarrollar.

Pero nunca se sabe, la tecnología nos sorprende cada vez más y más rápido en todos los ámbitos, en el caso de este bar que ya fue aperturado aunque se sigue probando la eficacia de los brazos robóticos que han sido programados para preparar clásicos cocteles como martinis, pueden agitar una coctelera e incluso rebanar frutas para colocar los adornos en los vasos. Los movimientos programados para ello fueron inspirados por el bailarín Roberto Bolle y el coreógrafo Marco Pelle.

Esta iniciativa de aperturar el primer bar atendido por robots surgió de la colaboración de MIT Sensible Lab, Pentagram y SúperUber quienes han diseñado en conjunto estos robots que tienen la capacidad y precisión necesarias para la preparación de una buena variedad de cocteles. Los robots cocteleros de hecho ya fueron presentados en la reciente “Semana del diseño” en Milán, Italia.

Por supuesto no todo está automatizado por completo, por ejemplo para pedir un coctel hay que darle ciertas órdenes a los brazos robóticos para lo cual se requiere de una aplicación, mediante ella le diremos qué ingredientes debe usar y mezclar para preparar el coctel, de momento es la forma en que funcionan estos robots para que consigan servir unos buenos cocteles a gusto del cliente. La desventaja es que no tienen evidentemente la capacidad de escuchar y conversar con las personas y mucho menos pedirle las llaves del auto en caso de que alguien se pase de tragos.