Estudiante judío pone en subasta su lugar en el paraíso

estudiante subasta lugar paraíso ebay

estudiante subasta lugar paraíso ebay

Antes hemos visto que se han puesto en subasta cosas realmente insólitas, parece que los portales de compra y venta por Internet a pesar de haber regulado y mejorado sus condiciones de uso aun no pueden detener ciertas prácticas que algunos usuarios realizan. Tal es el caso de un estudiante judío quien puso en subasta nada menos que su lugar en el paraíso o lo que en la religión judía vendría a ser su lugar en el “Olam Haba“.

La subasta la inició en el conocido portal de eBay, el estudiante de nombre Ari Mandel de 31 años se registró y puso en subasta su lugar en el paraíso que según él se lo había ganado debido a su buena conducta y comportamiento aquí en la Tierra. La subasta comenzó con 0,99 $ y a pesar de lo extraño de la venta esta tuvo una acogida impresionante teniendo en cuenta que en cuestión de unas horas varios interesados comenzaron a mandar sus pujas haciendo que el paraíso correspondiente a Mandel ascienda a 99,900 dólares.

Pero para mala suerte del estudiante esta subasta en efecto al parecer violaba ciertos términos de uso del portal de eBay quienes al percatarse de la sospechosa subasta decidieron anularla, más que nada porque violaba la condición que prohibe la venta de productos “abstractos” y además de ello autoridades de la religión judía vieron esta noticia con rechazo e indignación por lo que no tardaron en levantar su voz de protesta causada por la subasta.

Ari Mandel estaba convencido de haberse ganado un espacio en el paraíso por sus buenos actos en vida, el estudiante afirmó que sirvió al ejército de Estados Unidos, también dijo que ayudó a salvar vidas durante el terremoto ocurrido en Haití hace más de dos años atrás y sumado a ello asegura ser totalmente vegetariano. En la subasta daba su palabra de no tratar de quitar el lugar a quien compre su espacio divino. Poco después se supo mediante una noticia publicada por un diario judío que la subasta solo se trataba de una broma ideada por el estudiante y solo quería ver hasta cuánto podría la gente ofrecer por este lugar en el Olam Haba.