Premio de 1 millón de dólares para quien resuelva problema matemático

premio 1 millon de dolares para resolver problema matematico

premio 1 millon de dolares para resolver problema matematico

Una suculenta suma de dinero se llavará aquella persona que pueda resolver un intrincado problema matemático que planteó un banquero originario de Texas, Andrew Beal que incluso a ofrecido un premio de nada menos que 1 millón de dólares para quien logre resolver dicho problema matemático el cual sigue sin solución desde la década de los noventa. Por si las dudas el banquero está en la ubicación 41 de los ciudadanos norteamericanos más ricos del planeta.

Ya antes Andrew Beal había ofrecido una recompensa para quien resuelva el problema matemático pero solo ofrecía 5 mil dólares, aquella vez fue en 1997 pero ahora la suma se ha elevado a 1 millón de dólares y seguro muchos aficionados a los números ya se han puesto a trabajar en el problema. El tan complejo problema se ha formalizado por la Sociedad Matemática Americana quienes han hecho oficial el reto y para quien resuelva la cuestión logrará también llevar el honor del título “Conjetura de Beal“.

El problema matemático en cuestión surgió a raíz de la solución encontrada por Andrew Beal a otro problema llamado “Último Teorema de Fermat” el cual tuvo que esperar un prolongado tiempo, 350 años nada menos para finalmente poder ser resuelto por Andrew Wiles y Richard Taylor en 1994. En 1993 el banquero Beal estaba concentrado en dicho teorema hasta que descubrió que había otra interrogante no resuelta en el Teorema de Fermat lacual confirmó con otros colegas matemáticos, la idea de Andrew Beal al ofrecer el premio es motivar a jóvenes estudiantes a que profundicen y estudien matemáticas y ciencias.

Anteriormente ya se había ofrecido un premio en efectivo y fue en el 2000 cuando el Instituto Clay Mathematics ofreció 7 premios de 1 millón de dólares para otros problemas matemáticos sin solución exacta entre ellos “La Conjetura de Poincaré” el cual finalmente pudo ser resuelto 3 años después por el ruso Grigori Perelman quien curiosamente no aceptó el premio. Aquél concurso se denominó en su momento como “Los problemas del Milenio”.