El por que del signo de la victoria

v de victoriaEl clásico signo de la victoria, en el que levantamos el dedo índice y corazón en forma de V es, sin duda, el símbolo más universal para representar gestualmente la victoria. Pero… ¿Sabéis cual es el origen del signo de la victoria?

Todo empezó en la edad media, durante la Guerra de los Cien Años, que por cierto, duró 116 años, y que libraron ingleses y franceses. Los arqueros ingleses (en concreto los galeses) eran temidos por su puntería, velocidad de disparo y alcance de sus flechas que era muy superior a la de los arcos y ballestas del enemigo. El temor de los franceses era tal que cuando capturaban a algún arquero inglés le cortaban los dedos indice y corazón para asegurarse de que no podrían volver a manejar un arco.

Como represalia, al termino de las batallas, los arqueros ingleses humillaban a los prisioneros franceses mostrándoles los dedos indice y corazón como muestra de que seguían conservándolos. Así, con el paso del tiempo los ingleses tomaron como costumbre este gesto cada vez que ganaban una batalla y el gesto comenzó de esta forma a tomar el significado de victoria que perdura en nuestros días.

Descubriendo el Machu Picchu

Si nos informamos sobre la fecha en que se descubrió la famosa ciudadela inca de Machu Picchu, el tesoro arquitectónico que había permanecido oculto, por más de cuatro siglos, bajo la exuberante naturaleza del cañón del Urubamba, todas las fuentes citarán el día 24 de julio de 1911 y atribuirán el hallazgo al antropólogo, historiador, explorador y profesor de la Universidad de Yale, Hiram Bingham.

Pero hemos de apuntar como curiosidad que si bien el descubrimiento le es adjudicado a Bingham, según el investigador de la región de Cusco (donde se emplaza el asentamiento), Simone Waisbard, el hallazgo fue producto de una casualidad, ya que habrían sido Enrique Palma, Gabino Sánchez y Agustín Lizárraga, los primeros en visitar estos restos arqueológicos, de hecho sus nombres fueron grabados en las piedras el 14 de julio de 1901.
De hecho, el arqueólogo norteamericano buscaba, en realidad, la ciudad de Vitco, el último refugio de los incas y el último punto de resistencia contra los españoles. De manera que el descubrimiento de Bingham se redujo a la difusión del hecho para la ciencia.
Curiosamente, Palma, Sánchez y Lizárraga, contaron que en el año 1901 encontraron viviendo en el lugar al indígena Anacleto Álvarez, quien les contó que hacía ocho que cultivaba las tierras de labranza que había en el famoso asentamiento inca a cambio de un arrendamiento de doce soles anuales.
Los propietarios de aquellos territorios agrícolas jamás habrían podido conocer metro a metro todo el lugar por su gran extensión y, especialmente, por su topografía tan agreste e irregular, por lo que nunca supieron de la existencia del poblado. Si embargo, existieron personas que, efectivamente, conocieron Machu Picchu e incluso vivieron en ella, pero que no tuvieron idea de su grandeza ni de la importancia que tenía ni, mucho menos, tuvieron la posibilidad de darla a conocer al mundo.

Seguramente si nos pusiésemos a indagar sobre otros descubrimientos importantes nos llevaríamos alguna sorpresa similar a esta ¿No os parece?