Hablar solo es bueno para la salud

hablar solo es saludable

Lo primero que uno piensa al ver a una persona hablando sola es que tal vez tiene problemas emocionales, está ebria o en el peor de los casos sufre de algún problema psiquiátrico pero unos estudios realizados por investigadores de las Universidades de Wisconsin y Pennsylvania han tenido unos resultados que indican todo lo contrario, según psicólogos de dichos centros de estudios hablar solo es bueno para la salud.

Quitar de la mente de las personas el mito de que hablar solo es cosa de locos es algo muy difícil pero los expertos que han realizado dichos estudios señalan que es todo lo contrario, afirman que el hecho de que las personas hablen solas resulta de mucha ayuda para estimular el cerebro logrando una mejor concentración y pueden realizarse tareas comunes con mucha más eficacia.

El estudio en cuestión se realizó con 20 voluntarios quienes recibieron instrucciones como buscar objetos ocultos dentro de una habitación, los encargados de este experimento dijeron que este tipo de pruebas hace que las personas sientan las ganas de hablar solas. A diez de los voluntarios se les dieron instrucciones claras de que al buscar los objetos en la habitación no dijeran nada y que permanezcan en silencio mientras realizaban la búsqueda y a los otros diez solo les pidieron que buscaran los objetos.

Durante la búsqueda se determinó que las personas que hablaban solas mientras buscaban los objetos lograban encontrarlos con mayor rapidez en comparación a los que permanecían callados. Los psicólogos explicaron que esto sucede porque al repetir el nombre del objeto en cuestión sin saberlo la persona está estimulando su cerebro para enfocarse visualmente en dicho objeto siendo más fácil encontrarlo lo cual se aplicaría a cualquier otra tarea que se esté realizando en la vida cotidiana de las personas.

Enamorarse es bueno para la salud

enamorarse bueno para salud

Esto según un estudio realizado por el científico David Bueno en la Universidad de Barcelona, España. Enamorarse es bueno para la salud, es la conclusión a la que llegó el hombre de ciencias. Según él mismo indicó sentirse enamorado es una reacción provocada por la combinación de reacciones bioquímicas y conexiones en el cerebro, esto por supuesto hace que las personas tengan una sensación de bienestar más allá de la normal aunque pueden variar dependiendo de cada persona.

Lo que no se aclara es si enamorarse es bueno para la salud si dicho sentimiento es recíproco o si la persona enamorada es rechazada el efecto es contrario, no hace falta investigar mucho para saber que ser rechazado ocasiona un estado de ánimo muy deprimente. La investigación parece estar enfocada al sentimiento mutuo, el científico asegura que existen fases durante el enamoramiento, la primera es lo que muchos conocemos como “el flechazo” y es en esta etapa en la cual el organismo se ve alborotado por hormonas que hacen que la persona sienta necesidad de tener a la otra persona cerca, dicho químico es más conocido como “Feromona“.

También señaló que el cuerpo humano de alguien enamorado tiene una reacción similar a la de cualquier adicto a sustancias narcóticas, esto lo llevó a determinar que el amor es una “adicción” aunque positiva debido a que el cuerpo humano refuerza su sistema inmunológico. La mala noticia de acuerdo a David Bueno es que el enamoramiento no es algo permanente y en promedio dura entre 2 y 3 años, luego de pasado este tiempo las reacciones químicas en el cerebro se saturan y el cerebro pasa a liberar otro tipo de hormonas como la endorfina que provoca una sensación de placer y tranquilidad.

Esto explicaría el por qué cuando una relación inicia entre dos personas todo es bonito ambos se sienten en las nubes y lo que no es nada malo pero pasado cierto tiempo es cuando las cosas comienzan a tener raros sentimientos, siempre lo mismo, la rutina, cada quien busca su espacio y si existe el amor real la pareja se mantendrá junta pero si solo fue una ilusión o una de las partes simplemente ya no siente lo mismo la ruptura es inminente y a pesar del dolor lo más sensato dicho sea de paso.