¿Por qué las mujeres (y hombres) usan aretes?

por qué mujeres usan aretes

Esto es algo tan común que probablemente no hayamos reparado en la pregunta de ¿Por qué las mujeres (y Hombres) usan aretes? O conocidos también como pendientes, accesorios que para muchas mujeres es indispensable para ir a una fiesta reunión y si son fabricados con piedras preciosas pues mucho mejor pero ¿Qué los hace tan atractivos? Lo normal como sabemos es llevarlos en el pabellón de la oreja aunque con las nuevas modas ya desde hace décadas atrás se colocan en lugares impensables del cuerpo por hombres y mujeres y en ese caso ya estaríamos hablando de “Piercings“.

Todo apunta a descubrimientos realizados en Irak cuando se reportaron los primeros vestigios de aretes correspondientes a la edad de bronce, a diferencia de hoy que los aretes son usados como accesorios para resaltar la belleza del rostro de cualquier mujer o en el caso de los hombres dependiendo de dónde se encuentren pueden representar muchas cosas o simplemente hace resaltar el rostro, antes los aretes eran usados como amuletos esperando alejar energía negativa, malos espíritus o también enfermedades.

Y se creía que además de ahuyentar todo lo malo el usar aretes traía cosas buenas, prosperidad, salud y todo lo positivo a la persona que los llevaba puestos, con el pasar del tiempo el uso de los aretes en las mujeres volvió a cobrar impulso durante el siglo XX y se volvió en algo muy común para toda mujer llevar aretes de todo tipo en el lóbulo de las orejas pero luego se convirtió en una moda el llevar aretes en otras partes del cuerpo como el ombligo y la nariz.

Aunque hoy en día no se use precisamente para alejar espíritus malignos el uso de aretes y la moda del piercing se ha extendido tanto que es normal ver aun hombre llevar un pendiente en la ceja, la nariz o la oreja, otros más osados llevan esto a otros puntos del cuerpo. Por supuesto que es una tarea titánica determinar quién usó o hizo el primer arete en la historia de la humanidad pero al menos tenemos una idea de dónde y cuándo tuvo sus orígenes el uso de este pendiente tan normal hoy en nuestra sociedad actual.

¿Por qué las alcancías tienen forma de cerdo?

por qué alcancías forma cerdo

sto, las alcancías que siempre nos han servido sobre todo en la infancia para poder ahorrar las propinas recibidas por parte de nuestros familiares o por pequeños encargos que hayamos realizado, nunca está demás tener una alcancía para ir guardando las monedas que siempre quedan por ahí. Pero ¿Por qué la forma de cerdo? La razón no se ha determinado con exactitud pero hay algunas teorías sobre esta razonable y curiosa pregunta.

En muchas culturas el cerdo ha sido relacionado con la prosperidad y la abundancia, sobre todo en Europa donde la mayoría de familias de condición económica muy baja siempre guardaban un cerdo como último recurso en caso de quedarse sin nada, lo que hacían era venderlo y salir de cualquier apuro económico al menos por un tiempo, fue entonces cuando se comenzó a tener la idea de que el cerdo o la figura de este animal era reflejo de un futuro económicamente bueno.

Por otro lado en España conservar un cerdo y sacrificarlo garantizaba a la familia dueña del animal tener por un año una fuente de proteínas bastante importante especialmente refiriéndonos al cerdo. Fue así que las primeras alcancías que fueron fabricadas tenían la forma de un cerdo ya que se le asociaba con el ahorro y una buena situación económica a futuro. Otros aseguran que las alcancías tienen forma de cerdo por un juego de palabras en inglés, como sabemos cerdo en inglés es “Pig” mientras que la arcilla que era el material con el cual se fabricaban las alcancías se escribe “Pygg” así que de ahí se le ocurrió a alguien usar ese dato curioso para darle la forma que tienen las alcancías desde que tenemos conocimiento.

Hoy en día el uso de las alcancías no se ha perdido pero si se ha reducido mucho, mayormente son usadas por niños pero el símbolo del cerdito es usado incluso por bancos y entidades financieras para captar clientes y por qué no, también para tener algo de buen augurio en lo que dinero se refiere.