Las utilidades del bolígrafo Bic

El “archiconocido” bolígrafo de marca Bic fue inventado en el año 1938 por el húngaro Lászó Biró y bautizado, 12 años más tarde por el Barón Biche. Más de medio siglo después, el “boli” Bic ha calado hondo en nuestra cultura, ¿Quién no conoce, por ejemplo, el estribillo de su clásico anuncio de televisión?

“Bic naranja escribe fino, Bic cristal escribe normal,… Bic, Bic, …Bic, Bic, Bic “

Desde un punto de vista más práctico y prosaico, y dejando a un lado su obvia funcionalidad como herramienta de escritura, son varias las utilidades complementarias que, a lo largo de su historia, ha ofrecido a niños y mayores este mítico bolígrafo:

– Como cerbatana cargándolo con granos de arroz.
– Como pajita tapando su agujero central.
– Como instrumeto para quitarnos la cera de las orejas valiéndonos de su tapa.
– Para redactar largas “chuletas” con la punta de un compás a lo largo de sus seis caras.

Sin embargo, hay quién ha sabido sacarle todo el partido a este instrumento de escritura y crear con él verdaderas obras de arte.

Juan Francisco Casas es un pintor y artista plástico español que nació en La Carolina, Jaén, en el año 1976. Su obra se desarrolla principalmente dentro del campo de la pintura, con obras de gran formato con las que ha conseguido importantes éxitos internacionales, y desde 2006 en el campo del dibujo, con obras realizadas unica y exclusivamente con bolígrafo Bic.

Partiendo de fotografías domésticas que reflejan momentos de la vida cotidiana, el autor jienense aplica una buena dosis con picardía y sentido del humor para crear pinturas hiperealistas que dejan con la boca abierta al espectador. Y todo con lá única ayuda de un boligrafo Bic.




Podéis saber más de Juan Francisco Casas y conocer mejor su obra a través de su página web.

Dejar una contestacion