Consejos para jóvenes emprendedores


1. El mercado es tu campo de operaciones. ¿Tienes alguna idea creativa rondándote por la sesera? ¡No esperes más para darle cabida e intentar hacerla realidad! (Sí, parece un anuncio publicitario). Otros podrían pensar lo mismo y adelantarse, como le pasó al pobre Tesla con Edison o el tema Marconi.

2. La publicidad de lo que pretendas hacer es crucial. Difunde, spamea y comparte enlaces como quien busca el oasis en el desierto porque así se escuchará tu voz y harás socios como setas. La presencia es más importante de lo que parece y es que, obviamente, si tu empresa sólo la conocen cuatro gatos no vas a lograr grandes metas.

3. El cliente siempre tiene la razón incluso cuando se equivoca. No lo olvides. Si el consumidor quiere más y mejor hay que dárselo. Préstale toda la atención que necesite e incluso propón medios para que su voluntad pueda tenerse en cuenta. Mantener un negocio flotando sin gente que compre tu mercancía es un tantito complicado. Gánate al público con un servicio competitivo, eficaz y con futuro.

4. Piensa racionalmente y toma decisiones críticas con mucha objetividad, en cuestiones de negocios no se puede tener fe o esperar que un “Dios”o un astro haga cuadrar las cosas. El éxito o fracaso depende de ti mismo y de tu equipo. Intenta ahorrar todo lo posible, es decir, no hagas gastos que no vengan a cuento o no sean positivos a largo plazo.

5. Si trabajas con muchos más recuerda que todas las partes del gran engranaje funcionan mejor optimizadas. Con buen ánimo, un ambiente cordial y respetuoso y objetivos comunes se puede llegar muy lejos. Recompensa los logros y penaliza las pifias y meteduras de pata, que exista la justicia y el buen orden. La filosofía de la empresa debe estar presente en cada faceta productiva y dejarse notar, que nadie lo olvide.

6. Cuando se desborda del límite local es mejor expandirse hasta donde alcance la vista. No temas en lanzarte mundialmente y ten en cuenta que este camino puede conducir también a un desastre más estrepitoso o todo lo contrario. Así han empezado muchos emporios económicos que hoy participan en Bolsa.

¡Suerte!

Dejar una contestacion